La responsabilidad social es cosa de todos*


Estamos embarcados desde el año 2003 dentro de un proyecto de país que apunta a un modelo de crecimiento económico con igualdad y que busca como horizonte constituirnos como una sociedad más justa. El rol del Estado en este modelo es fundamental porque es la institución que representa democráticamente los intereses de las mayorías y por ello es la que está en mejores condiciones de restituir a la población sus derechos sociales inalienables. Para llevar a delante este proceso primero debemos comprender que la responsabilidad no puede recaer sólo en una persona, en un gobierno o en una empresa, sino en la sociedad en su conjunto. Desde este concepto de corresponsabilidad trabajamos en el Ministerio de Salud de la Nación buscando generar sinergia con todos los actores sociales – ministerios, estados provinciales, municipales, cooperativas, empresas, iglesias, agrupaciones vecinales, ONGs -  para lograr un abordaje integral de aquellos factores familiares, sociales, ambientales, alimenticios, económicos, laborales, culturales, de valores y educativos que afectan nuestra salud. 

Devolverle la mirada a nuestros hermanos

El poeta portugués Fernando Pessoa decía que “la visión es el tacto del espíritu”, una hermosa figura poética para mostrar algo que todas las personas sabemos intuitivamente, de un modo más directo y concreto. La visión es posiblemente el sentido más importante que tenemos. Es a través de nuestros ojos que percibimos la realidad e interactuamos con nuestro entorno. Gracias a ellos podemos movernos por el mundo, trabajar, estudiar, leer, etc. Puede hasta decirse que nuestra libertad está en gran parte condicionada por la salud que tengan nuestros ojos. Por este motivo, sabemos que detectar patologías oculares y darles un tratamiento adecuado es sumamente importante, y sobre todo si se lo hace tempranamente. Así que instruidos directamente por nuestra presidenta Cristina Fernández de Kirchner, hemos elaborado una estrategia de abordaje para este tema que creo vale la pena comentar con cierto detalle, porque como sabemos, los medios monopólicos han tomado a la información de rehén, incumpliendo con su función de difundir tareas como las que están llevando adelante cientos de profesionales médicos, personal capacitado, funcionarios y las propias poblaciones para combatir las patologías oculares.

Un balance saludable

Llega el fin de año, y como siempre es hora de hacer balances. En el caso de los que trabajamos en la función pública, este año cobra una particular significación porque también ha sido la oportunidad de someter a la decisión popular el rumbo que iniciase Néstor Kirchner en 2003, y que está siendo profundizado por nuestra presidenta Cristina Fernández desde 2007. Así, frente a la contundente confirmación de las urnas, es obligación de quienes militamos desde la gestión para este proyecto democrático, nacional y popular, contarle un poco a nuestro pueblo qué hicimos y qué queremos hacer frente a os desafíos venideros.

Globalización, democracia y Salud

Durante mi presentación en la Cumbre de Alto Nivel de la Asamblea General de Naciones Unidas sobre prevención y control de Enfermedades Crónicas no Transmisibles en Nueva York, mientras escuchaba la valiente exposición de nuestra Presidenta Cristina Fernández, pensaba que de algún modo lo que ocurre hoy en día con los gobiernos populares latinoamericanos, es justamente que estamos echando luz sobre conflictos que existen hace décadas pero que permanecían “tapados” por autoritarismos o democracias fallidas. Así, del mismo modo que hacia el interior de nuestros países estamos tratando de restituir derechos, empoderar y concienciar a las mayorías para que entiendan que la verdadera democracia es aquella en donde cada uno de nosotros es co-responsable de los destinos colectivos; también esperamos hacer oír nuestra voz en e implantar nuestro voto en este gran escenario de la democracia que pretende ser la Organización de las Naciones Unidas.

Ética y estética en atención primaria de la salud

Tal como señala el especialista español en Medicina Legal y Ética Dr. Rafael Pacheco Guevara, de los cuatro principios de la bioética -autonomía, no maleficencia, beneficencia y justicia-, es éste último el que más debe preocuparnos a quienes somos gestores sanitarios. “Del principio de justicia deriva el derecho a la equidad” y dado que este será siempre el objetivo que nos trazaremos desde una gestión sanitaria nacional y popular, debemos preocuparnos particularmente por él. La idea de justicia, desde el punto de vista de la bioética, tiene como objetivo la disminución de todo tipo de situaciones que generen desigualdad entre los pacientes. Ahora bien, en sistemas de salud como el argentino, donde conviven sanatorios privados que parecen hoteles de cinco estrellas con salas de primeros auxilios que funcionan gracias al gran esfuerzo de las autoridades sanitarias, los médicos y las organizaciones sociales locales, nos vemos obligados a repensar la idea de justicia a la luz de una mirada estética del problema.

Una epidemia oculta: Enfermedades Crónicas No Trasmisibles


En el siguiente artículo desarrollo el concepto de Enfermedades Crónicas No Trasmisibles y comento cuál será la posición que me tocará representar en la próxima Cumbre de Alto Nivel de la Asamblea General de Naciones Unidas sobre esta epidemia los días 19 y 20 de Septiembre.

Un voto a favor de la presencia del Estado


Durante esta semana, estuvimos analizando junto a mi equipo en todo el país los resultados de las elecciones primarias que se realizaron el domingo pasado. Más allá de la gran alegría por la masiva participación popular en este inédito sistema de Elecciones Primarias, por la apabullante victoria de nuestro sector político en las urnas y por la reafirmación de que la labor de nuestra querida presidenta Cristina Fernández de Kirchner tiene el visto bueno de la mayoría de la población, cabe hacer un análisis un tanto más profundo respecto de algunos elementos que hacen a nuestra gestión en salud y su reilación con este triunfo.